Conflictos Presidente de la Comunidad y Propietarios

conflicto de intereses presidente de la comunidad de vecinos

Una de las preocupaciones que como Administradores de Fincas en Madrid tenemos es la de procurar llevar a buen término los conflictos que puedan existir entre el Presidente y los comuneros. Cualquier comunero puede exigir que el Presidente incluya un punto en el orden del día antes de la celebración de la próxima Junta.

Los verdaderos conflictos de intereses comienzan con la oposición del Presidente a los acuerdos válidamente adoptados. Y es que el Presidente no puede negarse a su ejecución, por lo que podrá ser el administrador quien los ejecute sin requerir la autorización del Presidente.  Lógicamente, si votó en contra, estaba ausente (como en el caso de una convocatoria de la Junta por el 25% de los propietarios o el 25% de las cuotas) o decidió guardar el voto, podrá impugnar el acuerdo adoptado judicialmente e incluso pedir la suspensión cautelar en virtud del art. 18.4 LPH. 

Tanto si el Presidente es quien ejerce la acción judicial, como si quien la ejerce es otro de los propietarios y el Presidente votó contra el acuerdo, no podrá representar a la Comunidad en el juicio (a diferencia de lo que ocurre normalmente).

Claramente no estará legitimado para representar a una Comunidad a la que está demandando, pero es que tampoco puede representarla si, aunque no ha impugnado el acuerdo judicialmente, votó en contra, pues será un caso claro de “imposibilidad” de intervención del Presidente del art. 13.4.2º LPH , ya que estamos ante un caso de conflicto de intereses.

En ambos casos, el representante podrá ser el vicepresidente o alguno de los miembros de la Junta rectora. Si el Presidente insistiera en representar a la Comunidad,  el propio Juez podrá articular una sustitución procesal, en virtud del art. 7.2 del Código Civil, dando traslado a la Comunidad para que comparezca un sustituto. Sobre la impugnación de acuerdos les recomendamos este enlace .

En caso de que el Presidente no haya impugnado el acuerdo adoptado en Junta, pero se abstuviera guardando el voto o estuviera ausente en la Junta, sí podría comparecer, puesto que no existiría un verdadero conflicto de intereses.