Delito de coacciones en las comunidades de propietarios

Las coacciones en las comunidades de propietarios

El delito de coacciones es uno de los más comunes en las comunidades de propietarios junto con el de las injurias. Esto muchas veces es debido al desconocimiento jurídico de los vecinos, que creen poder hacer todo con tal de cumplir con el fin que consideran justo.

Ejemplos:

Prohibir el uso del ascensor al propietario moroso.

En efecto, este es uno de los casos más comunes, ya que hay que tener cuidado con qué cosas prohibir a los morosos. Un elemento común del que no hay duda que no se puede privar al propietario moroso es el uso del ascensor, puesto que es un elemento necesario para la habitabilidad del inmueble.

Si una persona es morosa hay que proceder a su reclamación judicial, sin que se pueda prohibir el uso del ascensor a nadie, ni siquiera con un acuerdo por la unanimidad.

Sin embargo se le puede prohibir el uso de otros elementos comunes como la piscina, siempre que haya acuerdo (a nuestro juicio por mayoría simple, aunque se puede debatir su unanimidad) ya que éste no es un elemento necesario para la habitabilidad del inmueble. Si quiere saber más pulse aqui

Cortar los suministros de luz y agua al inquilino o propietario moroso.

Aquí hay que realizar una precisión, puesto que si los suministros están a nombre del inquilino o del propietario no se los estará cortando la comunidad sino directamente el canal por lo que no se estaría ante un delito de coacciones.

Por lo tanto se recomienda que siempre los suministros estén a nombre de la persona que los va a disfrutar, y nunca a nombre de la comunidad o del propietario del inquilino.

No efectuar un acuerdo hasta que el otro propietario no pague

Así se estaría coaccionando, al otro propietario a que pagara, y se repite que la única manera de que pague es iniciar una vía judicial contra él.

Por ejemplo, nos ha ocurrido que la presidenta de una comunidad no quería costear las obras en un elemento común que pertenecía a una casa particular (patio) hasta que la morosa no pagara. Esto no se puede hacer, ya que los acuerdos en junta están para cumplirlos, más aún si se trata de una obra de mantenimiento y conservación del inmueble.

Conclusiones

Son estos los ejemplos más comunes de delitos de coacciones en las comunidades de propietarios, pero no son todos, ya que el abanico de posibilidades es ilimitado. Siempre que haya un, “hasta que tu no hagas esto nosotros no hacemos lo otro” o “si tu no pagas nosotros no te dejamos uso de tal cosa” hay que sospechar al menos de la posibilidad de que se esté cometiendo un delito de coacciones en la comunidad de propietarios.